Blue Majik, nuevo “súper alimento” de atractivo color

De la misma forma en que la maca, la quínoa, el té matcha y las bayas de Goji tuvieron su momento en el trono de las comidas y bebidas saludables “de moda”, ahora es el turno de la espirulina y, más precisamente, de su extracto azulado conocido como Blue Majik: un extracto de las algas verdeazuladas Arthrospira Platensis.

Esta vez la novedad no reside en las propiedades del alimento sino en su pigmentación intensa, de un azul profundo, que le aporta un toque de color y arte a la comida.

¿Pero qué es la espirulina y cuál es su papel como suplemento healthy?

Considerada un superalimento por la cantidad de nutrientes que almacena, esta microalga es utilizada como suplemento nutricional por los beneficios que aporta al organismo.

“Es importante destacar que el 65 por ciento del peso total de la espirulina son proteínas de fácil absorción y asimilación sumado a una proporción de aminoácidos esenciales”, detallan los especialistas.

Dónde aplicarla

En las redes sociales Instagram y Pinterest, las recetas comienzan a teñirse de Blue Majik para convertir los alimentos en una propuesta visual digna de fotografiar.

Tanto en su formato de cápsulas como en polvo, la espirulina y la espirulina azul pueden ser un aditivo en licuados, jugos desintoxicantes, preparados lácteos y platos cargados de frutas y yogurt.

Además, para los creativos, circulan en las redes sociales fotos de huevos revueltos azulados, helados, smoothies de cuatro colores conocidos como “Unicorn Smoothie” y tostadas con queso untable también azul, bajo el nombre de “Tostadas de Sirena” (en inglés, “Mermaid Toast”).

La idea es jugar con el color del Blue Majik para aportar a las comidas un aire de creatividad y proporcionar a la vez una serie de nutrientes que no se obtendrían usando sólo colorantes artificiales.

Un problema frecuente de la población es la carencia de micronutrientes en las dietas y consumo alimenticio.

Existen dos grupos de nutrientes necesarios para el ser humano, explican los especialistas. Por una parte, tenemos los macronutrientes que el organismo necesita en cantidades considerables y forman parte de nuestra estructura. Sumados a estos, existen los micronutrientes, necesarios para el cuerpo humano y que se ingieren en cantidades menores, como las vitaminas y minerales.

“Las personas sufren una carencia importante de micronutrientes en su alimentación. En general, hay un exceso de macronutrientes como carbohidratos refinados e industrializados y calorías vacías. Por eso, es importante tener un buen consumo de micronutrientes. La espirulina como suplemento es excelente para aportar esos nutrientes que nos faltan.

Hay que tener en cuenta que la espirulina por sí sola no basta para cumplir los requerimientos nutricionales de macronutrientes que el cuerpo necesita, debido a que su consumo se da en pocas cantidades. Por esta razón, deben ingerirse otros alimentos como fuentes de proteínas saludables. La espirulina es un complemento nutricional pero de ninguna forma remplaza el consumo de otros alimentos.

Los beneficios que aporta la espirulina en el campo de la salud están relacionados a la propia composición del alimento, pero, igual que ocurre con otros suplementos nutricionales, debe abarcarse dentro de un plan de alimentación individual, confeccionado acorde a las necesidades de cada uno.

Este alimento se encuentra conformado por ácidos grasos como el omega 6 y minerales como el yodo, calcio, fósforo, potasio y magnesio. Además la espirulina posee una serie de antioxidantes como la vitamina E, vitamina C, vitamina B y betacarotenos.

La espirulina es utilizada para el tratamiento de la fatiga, el cansancio y la anemia. Además actúa como protector gástrico y suele utilizarse ante problemas de estreñimiento. Entre los nutricionistas, es recomendado por su capacidad de prevenir o controlar la hipercolesterolemia, la hipertriglicerinemia y algunas patologías inflamatorias, cardiovasculares y metabólicas.

También en el área del deporte este suplemento se consume por sus propiedades antiflamatorias al promover la recuperación muscular.

Fuente: El Día