Científicos mexicanos buscan evitar amarillamientos en cultivos

En el Laboratorio de Fitosanidad Vegetal y Biología Molecular del Campo Experimental Zacatecas del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP-Cezac), un grupo de investigadores busca incrementar la calidad y la producción de las hortalizas cultivadas en la región Centro-Norte de México mediante la implementación de diferentes líneas de investigación, entre las que destacan el diagnóstico molecular de fitopatógenos, el aislamiento de microorganismos benéficos y la caracterización de genes de respuesta a estrés.

La doctora Silvia Salas Muñoz, candidata del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), desde hace un año fue asignada como parte del programa Cátedras del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) al INIFAP-Cezac.

A su llegada, se incorporó al grupo de trabajo conformado por los doctores Luis Roberto Reveles Torres, Rodolfo Velásquez Valle —ambos, miembros nivel I del SNI— y Jaime Mena Covarrubias, y estableció una colaboración con el cuerpo académico Agricultura Alternativa de la Unidad Académica de Agronomía de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAA-UAZ).

“El objetivo principal de este proyecto es aislar, identificar y clasificar los vectores y patógenos causantes de diferentes enfermedades relacionadas con amarillamientos en cultivos de importancia económica, como chile, jitomate y brócoli, en la región Centro-Norte de México”, manifestó.

Salas Muñoz especificó que la importancia del fitodiagnóstico molecular radica en que al identificar el o los agentes causales de una enfermedad también se pueden averiguar qué vectores están implicados en la dispersión de la enfermedad.

“Con base en esto se pueden establecer alertas que incentiven el establecimiento de programas que permitan un manejo fitosanitario integral. Hasta la fecha hemos implementado técnicas de fitodiagnóstico molecular basadas en la PCR que facilitan la identificación a nivel de genoma de: fitoplasmas, bacterias, hongos, virus de ADN y ARN”.

Aislamiento de microorganismos benéficos para las plantas

La doctora Silvia Salas Muñoz comentó que otra línea investigación consiste en aislar microorganismos benéficos para el desarrollo de biofertilizantes. Esto ha sido posible con el apoyo de la doctora Fátima Berenice Salazar Badillo —SNI nivel candidato—, que recientemente se integró al grupo de investigación.

“La aplicación de compuestos químicos, con la finalidad de favorecer el crecimiento e incrementar la producción de los cultivos, ha sido una práctica muy común en nuestro país; sin embargo, las afectaciones al medio ambiente son cada vez más serias, que incluyen tanto a los seres vivos —plantas y animales— como la contaminación de suelos y pozos”.

Recalcó la importancia de diseñar nuevas estrategias que permitan desarrollar proyectos de investigación básica y aplicada para producir biofertilizantes basados en microorganismos benéficos.

“Una vez identificados los microorganismos de interés, se hacen pruebas en donde se evalúan factores como bioprotección de las plantas, efectos positivos en el desarrollo y crecimiento de la planta, mejorar la calidad microbiológica del suelo, conservación de recursos naturales y disminución de los efectos del cambio climático, con el propósito de generar una agricultura sustentable al reducir la aplicación de fertilizantes y pesticidas químicos”.

Explicó que hasta la fecha se han aislado e identificado dos cepas de hongos benéficos que actualmente se encuentran en proceso de evaluación.

Fuente: Agencia Informativa Conacyt