Con bacterias quieren combatir la obesidad

A través de bacterias, científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) buscan combatir el problema de obesidad en el país ya que éstas pueden determinar si una persona engorda al disolver alimentos como los almidones y azucares encontrados principalmente en la dieta de los mexicanos.

Esto, al modificar las redes genéticas de la microbioma (conjunto de bacterias que habitan el cuerpo), cambiando la composición bacteriana y reproduciendo patrones que realicen una tarea determinada en el organismo como la eliminación de alimentos que provocan la obesidad, como el pan, grasas y azúcares.

Así lo expuso Maximino Aldana González, científico y coordinador del Centro de Ciencias de la Complejidad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien dio una conferencia magistral ante alumnos de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

“Resulta que las bacterias determinan cómo se procesa lo que se come; por ejemplo, hay personas que comen mucho y no engordan, y no es por tener un metabolismo acelerado o se trate de una herencia genética, es porque las bacterias que tenemos en el estómago ayudan a procesar mejor los alimentos”, expuso el también físico.

En el Centro de Ciencias de la Complejidad (C-3) de la UNAM, indicó que de manera colegiada se hacen diversos estudios multidisciplinarios que abarcan, por ejemplo, la conservación de ecosistemas, problemas de movilidad y tránsito, personas en situación de calle, así como el estudio de la microbioma humana y su beneficio para los seres humanos.

Aldana González comentó que el cuerpo humano posee millones de bacterias distribuidas en el cuerpo; por ejemplo, en el área intestinal se han encontrado más de mil tipos de bacterias, en su mayoría benéficas para el cuerpo.

Por ello alertó que el uso excesivo o fuerte de antibióticos para contrarrestar alguna enfermedad perjudica la microbioma ya que se mata o alteran las bacterias benéficas para el organismo.

Finalmente, señaló que estas investigaciones y modificación de las redes genéticas de la microbioma intestinal se encuentran en una primera etapa, y hasta el momento no se ha probado con seres humanos.

Como dato, las bacterias ayudan al cuerpo humano en el desarrollo y entrenamiento del sistema inmunológico, así como a la asimilación de vitaminas y aminoácidos, liberación de grasa y protege al organismo contra infecciones, ya que se ha comprobado que las bacterias impiden que otros microorganismos se adhieran al cuerpo ya que son territoriales.

Fuente: AM