Destaca FAO necesidad de cambios para lograr seguridad alimentaria

La necesidad de cambiar la forma de gestionar la tierra, la producción alimentaria y los bosques para garantizar la seguridad alimentaria, fue destacada por la directora general adjunta de la FAO, María Helena Semedo.

La experta intervino en la inauguración de la conferencia internacional para detener la deforestación, la cual se realizó la semana pasada en la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en Roma, Italia.

La funcionaria comparó cómo en los últimos cinco lustros más de 20 naciones lograron mejorar su seguridad alimentaria con un mantenimiento, e incluso crecimiento, de su riqueza forestal.

Ello demuestra, opinó Semedo, que existen los conocimientos y las herramientas para detener el daño a los bosques, y subrayó la utilidad de una combinación correcta de políticas de forestación y reforestación, junto al uso integrado de la tierra.

Eso exige, explicó, una acción concertada de la agricultura y otros sectores, afianzada en una voluntad política y social, junto a acciones innovadoras en las instituciones, la gobernanza y las políticas.

Manoel Sobral Filho, director del Foro de la ONU sobre Bosques, precisó cómo en los últimos 25 años se redujo en más de 50 por ciento la deforestación en el planeta, y apuntó que de mantenerse esa tendencia, junto a una mayor restauración forestal, sería posible lograr la deforestación global cero.

La importancia de esta iniciativa para el continente africano fue ponderada por Amedi Camara, ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de Mauritania y presidente del consejo ministerial del organismo panafricano de la Gran Muralla Verde.

El evento, organizado por la Asociación de Colaboración en Materia de Bosques, presidida por la FAO e integrada además por otras 14 organizaciones y secretarías internacionales, tiene como propósito promover el diálogo entre sectores y partes interesadas para contribuir a detener la deforestación.

Los acuerdos de este encuentro serán presentados en el foro político de alto nivel sobre Desarrollo Sostenible de la ONU, el cual examinará los avances sobre el Objetivo 15 de la Agenda 2030 del organismo mundial, ‘Vida en ecosistemas terrestres’, en julio.

Datos de la FAO indican que las cuencas forestales suministran el 75% de toda el agua dulce para las explotaciones agrícolas, la industria y los hogares, y de los productos derivados de los bosques, en términos de viviendas, se benefician mil 300 millones de personas, un 18% de la población mundial.

Fuente: Prensa Latina