El sismo de septiembre afectó considerablemente a los arroceros de Morelos

Los perjuicios por el sismo del 19 de septiembre aún cimbran la tierra en Jojutla, Morelos, al grado de que la producción de arroz registrará dos años consecutivos de caídas.

Para Jesús Solís Alvarado, director de los industriales arroceros de la región sur, el escenario es complicado, ya que aún no se han podido recibir apoyos del gobierno y los bancos han cerrado la llave del crédito, con lo cual se ha complicado la reactivación del molino La Perseverancia, que opera en la zona.

El agricultor comentó que antes del temblor la producción anual en la zona era de mil 500 toneladas, pero el año pasado tuvo una caída de 400 toneladas.

Adalberto Solís, encargado del molino La Perseverancia, informó que se ha trabajado solamente con recursos propios y apoyos privados para recuperarlo, ya que más de 45 por ciento de su infraestructura fue dañada.

Especificó que de los más de 10 procesos que se realizaban para beneficiar el arroz, por ahora solo se puede hacer uno: el secado, debido a que las máquinas y edificios para las otras fases continúan dañados o se encuentran en reparación.

Señaló que ante los trabajos de reparación, prevén que el próximo mes se reinicien los trabajos en el molino; sin embargo, aún no se podrán recuperar este año los niveles de producción previos al sismo del 19 de septiembre.

Jesús Solís Alvarado informó que este año el volumen de arroz se ubicará en aproximadamente 800 toneladas.

De acuerdo con información de los industriales, Morelos tiene una producción anual de arroz de 7 mil 500 toneladas, con lo cual se ubica en la quinta posición a escala nacional, por debajo de Veracruz, Campeche, Michoacán y Nayarit.

Se indicó que en Morelos se tienen cuatro molinos para procesar el alimento, los cuales son Cuatla del Río, Puente de Ixtla, Cuautla y Jojutla; anteriormente existía un quinto complejo de nombre Emiliano Zapata, pero cayó en quiebra.

El director de los industriales arroceros de la región sur comentó que entre la reconstrucción del molino, la preparación de la tierra y la compra de materiales se necesitan recursos por 15 millones de pesos.

El agricultor especificó que para la recuperación del complejo estiman un desembolso de 7 millones de pesos, mientras que para las otras actividades un gasto de 8 millones de pesos.

Solís Alvarado mencionó que de esa forma la producción de mil 500 toneladas del cereal en Jojutla se podrá recuperar hasta 2019 y paulatinamente tener un crecimiento moderado.

El representante de los campesinos dio a conocer que el molino La Perseverancia genera más de 500 empleos, de los cuales la mayoría labora en la siembra, cuidado y recolección de la cosecha en el campo.

Señaló que tendrían una reunión con funcionarios de la Secretaría de Economía de Morelos para tener conocimiento de cuáles serán los apoyos financieros que se utilizarán en la recuperación del complejo arrocero.

El director de los industriales arroceros de la región sur dijo que por el momento la maquila y la producción del arroz la han tenido que realizar en el molino de Cuatla del Río, situación que genera inconvenientes económicos.

Especificó que realizar ese proceso llega a generar un sobrecosto para ellos de 10 por ciento, ya que deben pagar la transportación de la semilla y la producción.

Jesús Solís mencionó que continuarán su trabajo de promoción, para que los negocios de alimentos de la entidad compren su arroz, con lo cual podrán incrementar su presencia y el negocio.

Señaló que actualmente los diversos establecimientos y restaurantes de la zona utilizan cereal importado, aunque se ha buscado negociar con ellos para que compren nacional.

El agricultor añadió que la producción de arroz en La Perseverancia se va para consumo nacional, a Ciudad de México, Toluca, León, Irapuato y Querétaro.

Adalberto Solís comentó que los planes de largo plazo del gobierno estatal son convertir el molino Perseverancia en un museo y construir un nuevo sitio en la zona, con equipo de mayor tecnología.

Fuente: Milenio