Foodies: una nueva forma de entender la comida

Millennial o no, todos nos alimentamos, ya sea por necesidad o por placer. Pero no todos lo hacemos de la misma manera. La moda y las costumbres cambian según la generación y, en cuestión de tendencias culinarias, las últimas generaciones tienen algunas preferencias en común.

De acuerdo a la página especializada Foodpackaginglabels.net, en su estudio “What Do Millennials Eat” (¿Qué comen los millenials?), el 52 por ciento de estos jóvenes prefieren una buena comida antes que ir a un festival de música: no cabe duda, a los millennial les gusta comer.

Por eso, a los miembros de esta generación que comparten este gusto por la comida se les conoce como foodies. Y sus preferencias alimentarias incluyen alimentos étnicos, vegetarianos, productos sin gluten o “snacks” altos en proteínas, de acuerdo con la misma fuente.

Por otro lado, el informe “Millennial Menus: Culinary Trend Tracking Series”, llevado a cabo por Packaged Facts, encontró que la cocina de fusión (algo en lo que coincide la información de “Food Channel”) y la personalización de las recetas tiene buena acogida entre estos jóvenes, así como los probióticos y alimentos digestivos y, una vez más, la alimentación saludable y los “snacks” para llevar.

ALIMENTOS DE PREFERENCIA

Esos tipos de comida son preferencias genéricas, pero también hay datos sobre los platos favoritos de los millennial. Por ejemplo, según una encuesta de Zoosk (una app de citas), la comida favorita de los solteros de esta generación es el sushi (algo que casa con las preferencias por la comida exótica o de fusión). Aunque, si se trata del plato para tomar en una cita, se quedan con el marisco o el bistec.

Según Packaged Facts, comer en cuencos es una tendencia que gusta a estos jóvenes. Lo cual quizá explique por qué, según un estudio de la agencia de investigación de mercado “La Punta del Ovillo”, al 80 por ciento de millennial latinos les gusta la sopa, y es el segundo plato que más consumen durante el invierno (el 97 por ciento la come en esta época, y el 81 por ciento lo sigue haciendo en verano).

Así mismo, webs y foros sobre alimentación o recetas, recalcan el auge de ciertos alimentos. Por ejemplo, en la sección “Yo Como”, del medio argentino “Río Negro”, mencionan “superalimentos” (llamados así por su cantidad de beneficios y nutrientes, como aminoácidos, vitaminas, omegas y otros) tales como la quinoa y las semillas de chía, así como el tofu (gran aliado del veganismo), como tres alimentos preferidos por los millennial.

SNACKING, UNA COMIDA MÁS

Según el informe anual “Waitrose Food & Drink 2017-18”, la generación millennial no se limita a las tres comidas fundamentales: desayuno, comida y cena. El almuerzo entre las dos primeras, y la merienda entre las dos segundas, son una costumbre cada vez más extendida.

Algunos incluso toman algún tentempié justo antes de irse a la cama, horas después de cenar, según Datamonitor Consumer, que también ha estudiado otras tendencias en torno a este “picar entre comidas” que se está convirtiendo en una comida más.

Bajo el nombre de snacking, se están poniendo de moda los aperitivos de verduras y frutas, o aquellos aptos para una alimentación fitness. Incluso algunos están especialmente destinados para antes de dormir o para poder saltarse el desayuno.

En la página de foodpackaginglabels.net, viene incluida esta tendencia por los snacks, sobre todo saludables, que en algunos casos sustituyen a las comidas.

ALIMENTACIÓN VERDE

En la línea de los snacks de verduras, todo lo verde, en general, está de moda entre los foodies o ‘comidistas’. De acuerdo con la fuente anterior, los alimentos vegetales son de los preferidos en la dieta de esta generación.

Veganismo, vegetarianismo, flexitarianismo (vegetariano flexible que, en ocasiones especiales toma carne)… Son conceptos cada vez más extendidos que tienen su repercusión en los estantes de los supermercados y la proliferación de tiendas ecológicas, bio, veganas o vegetarianas. Y en un aumento de la visita de estos jóvenes a los mercados locales y artesanos.

Según la Unión Vegetariana Internacional (https://ivu.org), existen en el mundo 600 millones de veganos. Y, de acuerdo con Lantern (lantern.es -consultora de estrategia, innovación y diseño que trabaja con empresas y organizaciones líderes-), en 2020 el mercado global de productos veggies alcanzará los $5,000 millones.

En Pinterest, una red social fotográfica, las búsquedas de “proteínas vegetales” aumentaron un 417 por ciento durante 2017, y las de “postres veganos” un 329 por ciento. Además, las búsquedas en Google relacionadas con el vegetarianismo han crecido un 90 por ciento en el último año, según indica la compañía.

En el aumento de esta tendencia verde, tienen mucho que ver los millennial. La conciencia ecológica es la clave: un estudio de Center Culinary Developmental (ccdinnovation.com -agencia estratégica de innovación en alimentos y bebidas-) informó de que el 70 por ciento de estos jóvenes no compra productos envasados, como el agua, debido al impacto medioambiental.

COMIDA LISTA PARA FOTO

No solo se trata de disfrutar del gusto, sino del resto de sentidos: según la Agencia de Inteligencia de mercado Mintel (es.mintel.com), los consumidores cada vez desean más que el acto de comer sea una experiencia multisensorial. Especialmente, en lo que a la vista se refiere: color, textura, apariencia… “Comer con los ojos”, casi literalmente.

Esto puede estar relacionado con la tendencia a compartir las fotografías de los platos en redes como Instagram, Pinterest o Snapchat, antes de consumirlos.

Solo en Instagram hay más de 280 millones de fotos con el hashtagfood’. La etiqueta ‘foodporn’ (que alude a platos con un aspecto tan delicioso e irresistible que se vuelven deseables y seductores) tiene más de 164 millones de resultados.

De hecho, según Ypulse (ypulse.com), en esta red social hay alimentos que han creado tendencias, como la cada vez más popular Rainbow Food o Unicorn Food (comida en colores vivos, visualmente muy llamativa).

Y, una vez más, los platos de fusión aparecen en las preferencias: como burritos y/o donuts de sushi; o las recetas góticas (goth recipes), como hamburguesas de pan negro o helados del mismo color; también crean tendencia los helados japoneses que van dentro de panes en forma de peces (llamados taiyakis).

Otros helados tienen formas florales, enrolladas, o de todo tipo, o van dentro de donuts. Todo seguramente apetitoso pero, además de ello, muy visual.

Los restaurantes son los primeros en tener esto en cuenta y readaptan la presentación de sus platos y mesas a la red social fotográfica.

Algunos platos de moda son clásicos reinventados, como los polos o piruletas hechos con frutas al congelador (una vez más, en esa tendencia verde y saludable); las recetas hechas en tazas al microondas (los mugcackes); o los freakshakes, que son batidos hechos con helado de toda la vida, con nata y sirope… Pero adornados con donuts, piruletas, brownies, trozos de tartas, galletas u otros dulces.

Y es que para esta generación no solo se trata de que sea sabroso y sano, sino también, sensorial: rico, tanto al gusto, como a la vista.

Fuente: El nuevo Herald