No hay diferencias entre el valor nutrimental de los alimentos orgánicos y los industrializados

No existe diferencia entre el valor nutrimental de un alimento orgánico a uno industrializado, aseguró el nutriólogo mexicano Netzahualcóyotl Diaz Ureta, de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS).

“No hay que creer que los alimentos orgánicos son mejores que los regulares; si usted tiene una indicación médica de evitar colorantes, fertilizantes y químicos, entonces se vale que los adquiera”, afirmó el investigador de la Unidad Académica de Ciencias de la Nutrición y Gastronomía de la UAS.

En un comunicado, Diaz Ureta explicó que para que un alimento se clasifique como orgánico se necesita tener muchos avales desde su fabricación o siembra, casi desde que el animal nace o desde que se planta la semilla y la tierra empleada sea virgen, por decirlo de esta manera.

Asimismo, recordó que dicha tendencia a consumir alimentos orgánicos comenzó en los años sesenta y setenta junto con los movimientos hippies, quienes introdujeron a su dieta una alimentación vegetariana y orgánica.

Ureta dijo que dicha tendencia continúa hasta nuestros días, convertida en una moda por las personas que creen consumir alimentos más saludables.

“Aquí en México, por ejemplo, no tenemos una institución ni un órgano que regule eso; en Estados Unidos sí, el órgano de agricultura de ese país tiene su aval de alimentos orgánicos y por lo menos eso da un poquito más de confianza a la gente que lo consume”, reveló.

No obstante, la mercadotecnia ha participado enormemente en la introducción de estos a la dieta de las personas, y a ella debemos que sean considerados como un estilo de vida de aquellos quienes gustan de cuidar su figura y mejorar su salud.

“De hecho, uno de los puntos que hay que especificar es que un alimento que no sea orgánico, es decir un alimento ‘clásico’, no tiene por qué ser nocivo para la salud si nosotros en nuestro hogar lo lavamos y desinfectamos correctamente”, expuso.

En ese sentido, el investigador hizo un llamado a la población a no dejarse llevar por la publicidad y a elegir productos de calidad sin importar si en la etiqueta dice orgánico o no; pero, sobre todo, llamó a no sentirse culpables si no los pueden adquirir.

En México, los productos orgánicos han ganado cierta popularidad, tanto en supermercados como en restaurantes, pese a su elevado costo.

Fuente: Xinhua