Piden a la FDA que defina claramente qué es un huevo

La cadena estadounidense Panera Bread ha pedido formalmente a la FDA que defina claramente qué es un huevo, solicitud que realiza para poder poner un valor añadido a los productos en los que utiliza huevos frescos. La compañía alerta de que otras empresas utilizan el término ‘huevo’ cuando en realidad utilizan derivados del huevo que contienen aditivos, saborizantes, colorantes, etcétera.

A estas alturas todo el mundo sabe, más o menos, qué es un huevo en el contexto alimentario, se trata de un producto alimenticio obtenido de las aves de corral y habitual en la dieta de los seres humanos, es rico en proteínas y lípidos, se presenta protegido por una cáscara, etcétera. El caso es que hoy conocemos una curiosa petición realizada a la Agencia de Medicamentos y Alimentación de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para que defina claramente qué es un huevo, ya que, al parecer, en las actuales regulaciones de esta agencia no se establece una definición de lo que constituye un huevo.

La petición la ha realizado Panera Bread, cadena estadounidense de panaderías y cafeterías que ofrece productos de panificación, sopas, ensaladas, pasta y sándwiches. Precisamente realiza esta petición a fin de poder comercializar sus nuevos sándwiches con un valor añadido. Las empresas estadounidenses del sector suelen utilizar las definiciones de la FDA como guía para los nombres y descripciones de los productos que comercializan, y en el caso de los huevos no existe ninguna orientación, algo que Panera quiere que se remedie.

No definir qué es el huevo permite que las compañías se puedan anunciar y comercializar productos con “huevo”, pero con aditivos, saborizantes, colorantes, etc., no con huevos naturales 100%, ya que pueden estar utilizando subproductos del huevo. Panera considera que las empresas que trabajan de forma responsable son transparentes acerca de los alimentos y materias primas que utilizan, incluso si una regulación no les obliga a ello, estrategia que forma parte del esfuerzo por hacer crecer el negocio. Otras, en cambio, aprovechan estos vacíos legales y utilizan esos huevos que integran otros componentes y que no son 100% naturales.

Huevos de gallina

Panera quiere desmarcarse de sus competidores con los nuevos sándwiches de desayuno en los que utilizan huevos frescos extra grandes, se cocinan por pedido y se sirven sobre un brioche también elaborado a diario por un panadero, y se añaden otros productos como bacon o queso cheddar. En definitiva, se pretende definir qué es un huevo 100 por ciento, para poder incluir en el producto los mensajes y definiciones oportunas; ahora bien, ¿proporcionará la definición la FDA?, y si lo hace, ¿cuánto tiempo necesitará para ello?

Recordemos que a la FDA se le acumula el trabajo en lo que respecta a definiciones, se está esperando desde hace bastante tiempo que defina el término ‘natural’ en las etiquetas de los productos alimenticios, algo que algunos sectores de la industria alimentaria consideran un tema complejo. También se espera que la agencia presente la definición de ‘saludable’, recordemos que la razón es la presencia en el mercado de productos que se anuncian como saludables a pesar de su elevado contenido en azúcar, grasas o sal.

En la web de la Unión Europea encontramos información de una legislación sobre huevos y carne de aves de corral, las normas de comercialización de los huevos y productos obtenidos a partir del huevo, la normativa sobre bienestar animal para las gallinas ponedoras, sobre la presentación en los comercios, sobre el etiquetado, cuándo se debe aplicar la denominación de ‘huevos frescos’ o ‘extra frescos’ y, además, se define el huevo dependiendo de si procede de gallinas camperas o ponedoras; quizá a la FDA le ayude la información para acelerar el proceso.

Fuente: gastronomía y Cía.